Inicio Nosotros Directorio Logros

Consciente de la alta responsabilidad que recae sobre mi persona y confiado en Dios; asumo la Jefatura de la Región Ica de la Policía Nacional del Perú, con el compromiso de trabajar arduamente por este noble pueblo, en procura del desarrollo y prestigio institucional, para consolidar a la Policía Nacional como una Institución moderna, profesional y humana, mediante el impulso de un cambio de actitud positivo por parte del personal policial que presta servicios en esta jurisdicción policial, haciéndola más eficiente, técnica, respetable, respetada y exitosa; para lo cual, impulsaron mayor capacitación a nuestro personal, enriqueciendo su mente y su sensibilidad social, sin descuidar la práctica de valores y específicamente la honestidad en nuestro accionar, porque justamente la ética, permite dar sentido y dimensión a toda obra humana, la cual insta al fortalecimiento de pueblos e instituciones, preparándonos para superar los obstáculos que plantean las épocas difíciles y brindando un mejor servicio a la comunidad y a la persona misma que es la razón de la existencia institucional, recuperando la confianza de los ciudadanos hacia la Policía Nacional del Perú.

En este camino y con la premisa que prevenir es mejor que lamentar o reprimir la comisión de gravísimas faltas o delitos, mi comando a fin de mantener el orden en nuestra región, intensificará la ejecución de operativos policiales, neutralizando la comisión de acciones delictivas y desarrollaremos acciones de investigación en el marco  establecido por la constitución y la ley. Asimismo, convocaremos a los ciudadanos responsables a través de los Comités Cívicos y Juntas Vecinales, para combatir el flagelo de la delincuencia, porque la alianza sincera y estrecha entre la policía y el pueblo es determinante para consolidar la deseada paz social; en este ideal, la familia, los medios de comunicación social y la sociedad civil en su conjunto, cumplen un rol protagónico. Sobre todo enfatizaremos el entusiasmo por el trabajo honesto, el respeto a la autoridad a la ley y la honra a la dignidad humana; así lograremos amalgamar estas acciones  entonces, seremos copartícipes de un ambiente de orden y tranquilidad del que todos resultaremos ganadores, porque nuestros vecinos no tendrán temor de transitar por las calles ni que sus niños jueguen en ella,  de tal modo que garantizaremos así una situación de paz social en justicia de la región.

Así pues, exhorto a todos los miembros de la Policía Nacional, para que trabajemos unidos como un conjunto de voluntades, mirando hacia adelante, mirando hacia el futuro,  y haciendo de la eficiencia y la disposición profesional nuestro norte en el cumplimiento de nuestra función.

                                                                                                          Ica, setiembre 2016