Agradezco a Dios, al Supremo Gobierno y al Comando de la Policía Nacional del Perú por haber depositado su confianza en mi persona, honrándome y motivándome, el asumir al cargo de Jefe de la Región Policial Madre de Dios; asimismo, ruego al todo poderoso, protegerme y guiarme en la toma de decisiones que contribuyan a efectuar acciones que honren el accionar policial en esta parte del Perú.

Me comprometo a ejercer el liderazgo de esta Región Policial, con decisión y firmeza, y Comandar en forma directa las diferentes Unidades y Subunidades Policiales que en esta parte de la selva sur oriente, me toca direccionar; soy consecuente con la gran responsabilidad que tiene nuestra Institución para con la ciudadanía, pero también será la lucha frontal contra las hordas delictuales en todas sus modalidades con el apoyo de todas las Autoridades e Instituciones, en busca de la convivencia pacífica de esta zona de selva Sur, y velar cotidianamente por salvaguardar la biodiversidad de esta región, así como también estar en la capacidad de afrontar eficazmente las contingencias que se presenten, tanto en el aspecto logístico, económico y estructural, por ello exhorto a todo el personal policial de esta Región de Madre de Dios, que continúen desempeñándose en sus labores con dedicación, lealtad, honradez, profesionalismo y alegría, porque podemos demostrar a nuestros Héroes y Mártires que estamos cumpliendo con muestro trabajo, que no damos un paso atrás, que le seguiremos correspondiendo a la ciudadanía, a las familias, siempre dispuestos al máximo de trabajo, al máximo de esfuerzo, al máximo de desvelo y al máximo de sacrificio, para defender la seguridad, la paz y tranquilidad de las familias de la Región de Madre de Dios.