Al asumir el honroso cargo de Jefe de la Región Policial Piura, quiero en primer lugar agradecer a Dios por guiar mi destino hasta esta hermosa Ciudad y hacer llegar mi saludo fraterno y cordial a todo el personal de Oficiales, Sub Oficiales, Especialistas y Empleados civiles, que conforman esta gran Unidad policial, a fin de asumir juntos el gran reto de brindar una mayor seguridad y protección a la ciudadanía piurana; más aun en los actuales momentos en que se ha incrementado la delincuencia común y organizada en toda la zona norte del país. Para lo cual, debemos dar nuestro máximo esfuerzo para poder alcanzar, los objetivos y metas Institucionales, en base a un mayor compromiso, responsabilidad y entrega profesional, durante el cumplimiento de nuestra misión y funciones policiales , y así mediante un trabajo conjunto con las principales autoridades civiles y militares de la Región y la comunidad en general, poder lograr la tranquilidad y seguridad necesarias, para el normal desenvolvimiento de las actividades ciudadanas y colaborar en el desarrollo económico y social del Departamento de Piura. Esta gran tarea, no solo demanda acciones de represión contra la delincuencia común en todas sus modalidades, sino también el desarrollo de acciones de prevención en el ámbito de la seguridad ciudadana, acompañadas de medidas educativas y de responsabilidad social, que permitan desde el núcleo familiar, incentivar la práctica de valores que tanta falta hacen dentro de nuestra sociedad. Si bien es cierto, nuestro trabajo policial muchas veces es incomprendido, a pesar del valor, esfuerzo y dedicación que diariamente muestran los policías en el cumplimiento del deber; la mejor forma de demostrar el honor y dignidad de los que vestimos el glorioso uniforme de la Policía Nacional del Perú, es seguir el ejemplo de nuestros héroes y mártires, que no vacilaron en entregar y sacrificar sus vidas, en beneficio de nuestra patria y de la sociedad , y bajo el lema: Dios, Patria y Ley, reiteremos nuestro compromiso de trabajar juntos con absoluta dedicación y lealtad a la Policía Nacional y al país y así contribuir a lograr un mejor futuro mejor para nuestros hijos, dentro de un ambiente de seguridad, paz y armonía.